Descanso y salud mental ¿Cuál es la relación?

0
26

¿Cuáles son los efectos de la falta de sueño en nuestra salud mental?

El déficit de horas de sueño genera desajustes de toda clase tanto a nivel físico como en lo relativo a la salud mental (y en muchos aspectos, ambos aspectos están ligados). Esto no debería sorprender, dado que prácticamente todos los animales tienen la necesidad de dormir, y no estamos preparados para estar constantemente en un estado de vigilia. Así pues, el modo en el que hemos evolucionado hace que pasar muchas horas sin dormir adecuadamente termine pasándonos factura relativamente pronto, y si estas complicaciones se acumula durante muchos días, las complicaciones derivadas de ello conducen a la muerte.

Ahora bien, no hace falta esperar demasiado para empezar a experimentar problemas de salud mental por falta de sueño; pueden empezar a notarse desde el primer día. Además, muchas de ellos no se limitan a la simple sensación de malestar, y tienen implicaciones objetivas en nuestra manera de comportarnos y de gestionar los retos y las tareas de cada día.

En este sentido, las principales consecuencias de la falta de sueño en la salud mental de las personas son las siguientes.

La relación entre el estado de ánimo y el dormir

No dormir bien siempre trae consigo mal humor. Todo el mundo tiene en su cabeza qué implica no dormir bien: irritabilidad, labilidad emocional, problemas para concentrarse, tristeza…

El sueño es una necesidad biológica y actúa como neuroprotector para el organismo, puesto que durante el tiempo en el que dormimos se dan múltiples procesos neurológicos que reparan por así decirlo al organismo. Cuando no hay calidad de sueño se da un aumento de las hormonas del estrés, entre ellas el cortisol, y también alteraciones en las hormonas ligadas al bienestar, entre ellas la serotonina.

Pese a que todo el mundo es consciente de que necesitamos dormir, no son pocas las personas que no cuidan lo suficiente su sueño, ya sea de forma inconsciente o haciendo noches secas o yéndose a dormir a horas inadecuadas, aun sabiendo que corren el riesgo de no dormir lo suficiente y por lo tanto no descansar bien. Igualmente, cabe decir que son muchos los factores que condicionan nuestro descanso, haciendo que bien podamos pasar por una mala etapa y no descansar adecuadamente.

Uno de los problemas más comunes en las personas que tienen un mal descanso son sus bruscos cambios de estado de ánimo que llevan a la inestabilidad emocional, muy relacionada con las alteraciones de diversas hormonas. El sueño de mala calidad se lo relaciona con problemas de estado anímico, además de dificultades en la concentración y cansancio que contribuyen a estar de peor humor, irritado y triste.

Cada persona duerme de una forma diferente. La máxima de que se deben dormir 8 horas no es del todo cierta ni generalizable, puesto que hay personas que descansan muy bien solamente durmiendo 5 horas y otras que necesitan hasta 10 para sentir que han recobrado sus energías. Sean cuales sean las horas necesarias de sueño, lo cierto es que de no cumplirse y encima dormirlas mal contribuye a que al día siguiente todo se nos haga cuesta arriba, teniendo mucha labilidad emocional y problemas para hacer cualquier cosa.

Fuente: https://www.avancepsicologos.com/inestabilidad-emocional-por-falta-de-sueno/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here